TRATADO DE PAZ DE CHINÁCOTA - 21 de noviembre de 1902
1. Con personalidades y amigos que lo acompañaron a la posesión presidencial. 2. Con su familia en la Hacienda Iscalá.
VERSIONES DEL TRATADO DE PAZ DE CHINACOTA y COMISIÓN PREPARATRORIA 2001
(Buscar en parte inferior)

Reflexiones sobre la guerra de los Mil Días
Por: Malcolm Deas

Tomado de: Revista Credencial Historia.
(Bogotá - Colombia). Enero 2000. No.121

Curiosamente es fácil escribir un breve resumen de la guerra de los Mil Días: En octubre de 1899, el ala belicista del partido liberal se levantó en contra del régimen conservador, entonces representado por el muy viejo presidente Manuel Antonio Sanclemente y el no muy joven vicepresidente José Manuel Marroquín, atacando de manera muy improvisada a Bucaramanga.

La guerra duró tres años y sus principales escenarios fueron Santander -los famosos combates de Peralonso y Palonegro-, Tolima, partes de la Costa y Panamá. Se complicó con el apoyo intermitente de gobiernos vecinos, amigos de la rebelión: el de Venezuela, principalmente, pero también los gobiernos del Ecuador y de Nicaragua; fueron sus presidentes Cipriano Castro, Eloy Alfaro y José Santos Zelaya, respectivamente. Como tantas guerras, ésta fue una lucha entre dos incapacidades y dos incoherencias, sufriendo el liderazgo liberal aún más divisiones y demoras que el alto mando conservador. Sin embargo, los conservadores tuvieron las ventajas de mayores recursos físicos, fiscales, administrativos y diplomáticos, líneas interiores de comunicación y el dominio del corazón del país con su mayoría de la población reclutable; nunca perdieron su control del río Magdalena.

El golpe de estado del 31 de julio de 1900 puso fin a la presidencia de Sanclemente, pero quedaron decepcionados quienes pensaban que Marroquín iba a hacer la paz por vía de concesiones. Los liberales bajo el general Herrera lograron importantes victorias en Panamá, pero no pudieron trasladar su ejército desde allá hacia Tierra Firme. Surgieron múltiples guerrillas, y hacia fines de la guerra el gobierno empleó métodos bastantes drásticos en su represión. En medio del agotamiento general del país y sin perspectivas de éxito los liberales, a fines de 1902, terminan la guerra con una serie de tratados con el gobierno, los principales el firmado abordo del USS Wisconsin por el general Herrera, y el de Neerlandia, firmado por Uribe Uribe. En parte como consecuencia de la guerra, pronto se separó Panamá. La prolongada guerra devastó la economía del país, aunque bajo su sombra florecieron negocios turbios y escandalosos. Nadie sabe cuántos murieron, muchos a causa de las epidemias y pestes que hallaron en la guerra su caldo de cultivo. Un contemporáneo da la cifra convencional de cien mil, una proporción muy alta para la pequeña población de ese entonces. Sin duda fue la guerra civil más fatal y destructiva de todas las guerras civiles formales que ha sufrido el país.

Fácil el breve resumen, pero queda mucho más por decir, y por preguntar. (Estas reflexiones se me han ocurrido en el proceso de montar la exposición Cien años de los Mil Días en el Museo Nacional de Colombia, que es en sí misma un hito de la historia nacional, siendo, con la parcial excepción de unas colecciones documentales reunidas como canto de cisne para el centenario de la Constitución de 1886, la primera exposición en la historia nacional que conmemora un evento de plena historia republicana, hecho por sí mismo capaz de provocar toda otra serie de reflexiones).

¿Fue una guerra necesaria? Claro, ocurrió, y así sencillamente fue inevitable en el simple sentido de que no se evitó, y se peleó en seguida entre "hombres miopes para el bien y para el mal" --la frase de Joseph Conrad en su novela Nostromo, que en parte deriva de la guerra--. Pero la mayoría de los líderes del partido liberal, y según me parece los mas lúcidos --Santiago Pérez, Aquileo Parra-- estaban en contra de un levantamiento armado. No se puede tildar a los opositores de cobardes, ni de "oligarcas", y tampoco es que fueran todos civiles. Su lectura de la situación fue que el régimen de la Regeneración, como lo practicaba el gobierno saliente de Miguel Antonio Caro, dogmático, autoritario y "excluyente" (para emplear una palabra hoy en boga), iba cayendo por sus propios vicios y debilidades. Aunque la impaciencia de los belicistas nunca permitió poner esta tesis a prueba, sospecho que sus defensores tuvieron la razón. Mirando a esa guerra de hace cien años en medio de los conflictos de hoy, cualquiera tiene que preguntarse ya si fue una guerra justa o no, si sus medios y sus sufrimientos fueron proporcionales a sus fines. Me parece que esa pregunta no ha sido formulada con suficiente insistencia.

Como fue común en tales conflictos, los protagonistas tuvieron varios enemigos, y algunos fueron los rivales en su propio partido. Los belicistas quisieron tumbar no sólo a los enemigos declarados, sino también al viejo liderazgo de su propio partido, los sobrevivientes del Olimpo Radical. Es su desbordada ambición lo que da a Uribe Uribe su decidido gusto por la guerra, y que resta mucho a lo atractivo de su figura. Como siempre, los violentos fueron una minoría.

¿Fue una guerra popular? ¿Cómo fue, en esta lucha, lo que algunos de los manuales del siglo pasado llamaron "el arte de entusiasmar a la tropa", y hasta dónde se entusiasmo? Un trabajo paciente puede reunir, pedacito por pedacito, la evidencia necesaria para responder a esa pregunta, como el trabajo de Carlos Eduardo Jaramillo ha reunido los rasgos de las guerrillas en su libro Los guerrilleros del novecientos. La evidencia no es masiva; impresiona en lo material lo poco que queda de la guerra de los soldados. De los jefes, hay uno que otro uniforme, aunque ellos también andaban poco uniformados, como se ve en la foto del general Dousdebes, uno de los jefes conservadores principales en Palonegro, con su modesto dril y su machete. De los soldados rasos, aún más escuetamente uniformados, casi no ha sobrevivido una sola prenda. En gran contraste con la Revolución Mexicana, que empezó una década después y dejó un archivo fotográfico muy extenso, nuestra guerra fue poco fotografiada. Hay muchos retratos de los jefes, mayores y menores, pero pocas representaciones de las filas. Uno interroga intensamente las que han sido reunidas en la exposición del Museo Nacional -muchas de ellas frescas, porque son desconocidas-, los emblemas y las reliquias, buscando en el porte, en el aire de su gente, en la contemplación de su indumentaria, cualquier indicación de cómo pensaron y cómo sintieron. Y hay que releer todas las memorias, y leer los nuevos fondos que recientemente han sido donados al Archivo General de la Nación, como las treinta mil hojas de vida con las que los veteranos de la guerra, liberales y conservadores, apoyaban sus solicitudes de pensión treinta años después.

La guerra sí produjo reputaciones perdurables, héroes y villanos, y muchas cuando uno recuerda, además de las figuras nacionales, la legión de figuras de reputación regional y local: irían a formar en primera línea la "clase política" durante más de tres décadas, como se ve en cualquier listado de gobernadores y ministros. Hubo para los gustos más variados, desde la severidad fanática pero desinteresada del general conservador Agustín Fernández, mandamás de Bogotá y ministro de Guerra -hombre de extracción relativamente humilde, notamos de paso- hasta la noble figura del general Ramón Marín, el Negro, principal guerrillero liberal del Tolima. Todavía -¿por qué es necesario escribir "todavía"?- conmueve la respuesta de Marín a alguien que le preguntó por qué él no fusilaba a sus presos como los estaban fusilando los conservadores: "No lo haré, porque entonces, ¿en qué está la diferencia?"

Cada rincón del país mandó sus contingentes; aunque su intensidad no fue la misma en todas partes, pocos lugares escaparon al reclutamiento, y fue universal el palpable impacto de la guerra de uno y otro modo. El curso del conflicto calentó los ánimos, y muchos de quienes al principio fueron escépticos terminaron comprometidos. Se tejió, lugar por lugar y familia por familia, una red de miedos, de odios o de vendetas que envolvió a todo el mundo.

Miguel Antonio Caro tiene que compartir parte de la responsabilidad por la guerra, por su gobierno exclusivista, su estilo poco conciliatorio. Fuera del poder, su actitud cambió, y sus escritos posteriores muestran mucha desilusión y aun algunas notas de arrepentimiento. Entre ellas se halla una especulación sobre el legado ambiguo de la guerra, palabras que quienes visitan la exposición en el Museo Nacional pueden leer a la salida. Por su profundidad merecen sobremanera ser divulgadas de nuevo:

"No sabemos si la militarización del país donde cada uno de esos bandos cuenta por miles sus generales; si los hábitos contraidos de depredación, de persecución, de especulaciones aleatorias; si el desprecio de las leyes morales, mucho más grave y alarmante que las leyes positivas, si todo ese cúmulo de males haya de retardar todavía por largo tiempo la marcha regular de la república. No sabemos si, por el contrario, la desgracia haya de ser purificadora para todos, para todos provechoso el escarmiento; si el exceso del mal haya de despertar vigoroso el instinto de conservación y determinar un movimiento político uniforme salvador. No sabemos hasta qué grado la generación nueva viene ya pervertida por los malos ejemplos y envenenada por el fanatismo sectario, en mala hora erigido en doctrina; o si en su mayor parte, atenta a la enseñanza de los hechos, habrá de ser más sabia, más cristiana, y por lo mismo más dichosa que sus padres".

Cuando se mira el curso del siglo que siguió, uno concluye de manera tentativa que pasaron ambas cosas: hubo escarmiento, una reacción saludable, una resolución en muchas mentes de nunca más recurrir a la guerra. Pero, como dijo el general Santander al filósofo Schopenhauer: "Nadie se escarmienta en cuerpo ajeno". Con el tiempo, la lección se olvidó, y prevaleció el veneno.

Banco de la República Biblioteca Luis Ángel Arango

Nota de www.chinacota.com: No se menciona el Tratado de Chinácota, firmado el 21 de noviembre de 1902, que puede leerse a continuación:

VERSIONES DEL TEXTO DEL TRATADO DE PAZ DE CHINÁCOTA
Por: Manuel Waldo Carrero

Los tratados de paz de Neerlandia y Wisconsin fueron publicados en "El Comercio", el 16 de mayo de 1903 y en "El Relator" el 22 de mayo de 1903, y alrededor de esas fechas muchos artículos y comentarios relacionados con ellos. Según dice el libro en francés titulado "Las recientes guerras civiles de Colombia y de Venezuela", el Tratado de Chinácota, que allí se transcribe, fue publicado en "El Bien Público" el 15 de diciembre de 1902, pero lamentablemente ese periódico no aparece en la Hemeroteca Nacional, y alrededor de esa fecha tampoco aparece ninguna mención de ese tratado.

En la biblioteca de la Academia Colombiana de Historia, Don Jorge Muñoz Jaime encontró ese libro en francés, donde aparecen los tres tratados, no muy exactos. (En el de Wisconsin falta el artículo 11, por lo cual cambiaron los numerales). En la página 32 está el texto del Tratado de Chinácota, traducido del español al francés, que a su vez el Dr. Mario Mejía Díaz tradujo del francés al español, publicado en el suplemento "Imágenes" de La Opinión, de agosto 19 de 2001, pero por la doble traducción las palabras y la redacción no son las mismas originales.

Una copia manuscrita del texto original guardada por Juan Antonio Becerra Durán, Jefe Civil y Militar de Chinácota durante la guerra, a su muerte en 1960 fue entregada al Museo Nacional y ahora no se encuentra y la transcripción que de ella se había hecho, publicada por Fernando Rodríguez en La Opinión en 1980 y el 3 de diciembre de 1992 aparece con algunos errores de imprenta. Ese mismo texto fue tomado por "Patrimonio Cultural de Norte de Santander", de Leonardo Molina Lemus. Publicación de la Cámara de Comercio de Cúcuta y el Fondo Mixto de Promoción de la Cultura y las Artes de Norte de Santander. Cúcuta, 1995 y también trasncrito en la Red Internet: www.estoraques.org de Guido Pérez Arévalo, donde aparece el nombre de Chinácota.

Por apreciadísima gestión del historiador eclesiástico Don Fernando Charry, después de haber indagado en muchas partes, se encontró en la Hemeroteca Nacional el periódico El Nuevo Tiempo, del martes 9 de diciembre de 1902 donde aparece el verdadero y original texto del convenio, que transcribo a continuación:

CONVENIO DE PAZ

"Los infrascritos: a saber Ramón González Valencia, Gobernador, Jefe Civil y Militar del Departamento y Comandante en Jefe del Ejército de Santander, ampliamente autorizado por el Gobierno Nacional, por una parte, y por otra Ricardo Jaramillo y Ricardo Tirado Macías, en representación del Subdirector de la Guerra, señor doctor Foción Soto, autorizado éste también debidamente por el señor Director general de la guerra y del Partido Liberal, con el objeto de poner término definitivo a la actual contienda armada en todo el territorio de Colombia, hemos convenido, después de canjeados, y hallados bastantes los poderes respectivos, en celebrar un Tratado de Paz en los términos y cláusulas siguientes.

1ª. Los revolucionarios depondrán las armas y las entregarán al Gobierno, lo mismo que todos los elementos de guerra de cualquier especie que tengan en su poder.

2ª. El Gobierno expedirá Decreto de carácter provisional legislativo, por el cual se conceda amplia amnistía a cuantos directa o indirectamente hayan tomado parte en la revolución.

3ª. No podrán ser en ningún tiempo perseguidos, juzgados ni penados por considerárseles cabecillas de expediciones de guerra iniciadas u organizadas en país extranjero contra el Gobierno de Colombia, ni por actos que en calidad de revolucionarios hayan ejecutado o mandado ejecutar contra las personas o contra las propiedades de los demás, aquellos que hubieren depuesto ya las armas por convenios especiales o sin ellos, ni los que las depusieren dentro del término que señala este Tratado.

Para comprobar que cualquiera de estos actos se dirigía a un fin militar y que el responsable se hallaba en servicio activo de la Revolución, bastará la certificación jurada del Superior correspondiente o de quien pueda hacer sus veces.

4a. Inmediatamente después de publicado el Decreto de amnistía, se efectuará el desarme de los revolucionarios, y a la vez serán puestos en libertad los presos políticos y prisioneros de guerra en todo el país; cesará toda medida represiva adoptada a causa de la turbación del orden público y en consecuencia se suspenderá la exacción de empréstitos forzosos y contribuciones de guerra impuestas a los revolucionarios; se levantarán los confinamientos y se cancelarán las fianzas y demás cauciones existentes por motivos políticos, así como también se volverán a sus dueños las propiedades raíces que hubiere tomado el Gobierno debido al estado de guerra.

5a. El Gobierno dictará Decreto provisional legislativo por el cual reforme las circunscripciones electorales de una manera equitativa, consultando las condiciones topográficas y económicas de cada región. El objeto de esta medida será principalmente garantizar a todos los partidos la eficacia de sus derechos políticos, a fin de que puedan tener la representación que les corresponda en el poder público.

6a. Los revolucionarios que continuaren en armas después de cuarenta días contados desde la fecha de la publicación del Decreto de amnistía, no quedarán amparados por las estipulaciones de este Tratado.

7a. Verificados el desarme y la entrega de los elementos de que trata la Cláusula primera, convocará el Gobierno a elecciones para Asambleas Departamentales y Congreso.

8a. Reunido el Cuerpo Legislativo de la Nación en virtud de la convocatoria a que se contrae la cláusula que precede, para ejercer las atribuciones que le confiere la Constitución, el Gobierno le propondrá nuevamente las reformas indicadas por el Vicepresidente de la República en su mensaje a las Cámaras de 1898, en cuanto aquellas reformas que no fueron entonces sancionadas.

9a. El desarme de las fuerzas revolucionarias y la consiguiente inmediata entrega de los elementos de guerra de que ellas disponen, se hará por inventario a las Comisiones que al efecto designará oportunamente el Gobernador del respectivo Departamento.

Los Jefes y Oficiales revolucionarios tendrán derecho a conservar sus espadas, revólveres, equipajes y caballerías de uso personal.

1Oa. El Gobierno facilitara los auxilios de marcha correspondientes a los Jefes, Oficiales e individuos de tropa de las fuerzas revolucionarias que depongan y entreguen las armas, para que puedan trasladarse a sus domicilios y les dará los salvoconductos del caso para que sean respetados en sus personas y bienes. Los auxilios de marcha se liquidarán y abonarán inmediatamente, en la misma forma y cuantía que a los Jefes, Oficiales y tropa del Gobierno.

11a. Con el fin de contribuir al restablecimiento y definitiva consolidación de la paz pública, y con el patriótico intento de abrir camino a la concordia nacional, el Partido Liberal declara que reconoce la Constitución vigente en la República, y manifiesta su firme voluntad de someterse a ella y acatarla como Carta Fundamental. En consecuencia, promete solemnemente no procurar en lo sucesivo las reformas o enmiendas que estima necesario introducir en ella, sino por los medios pacíficos que ella misma determina.

12a. Para que este Tratado entre en vigencia se requiere la aprobación del Excmo. señor Vicepresidente de la República, encargado del Poder Ejecutivo, por una parte, y por otra la de los señores Dr. Foción Soto y General Gabriel Vargas Santos, Subdirector y Director General de la Guerra, respectivamente.

En fe de todo lo cual firmamos dos ejemplares de un mismo tenor, uno para cada parte, en la ciudad de Chinácota, Departamento de Santander, hoy veintiuno de noviembre de mil novecientos dos.
Ramón González Valencia.- Ricardo Jaramillo.- Ricardo Tirado Macias.-

Aprobado el 3 de diciembre de 1902 por un telegrama fechado el día siguiente, por el Vicepresidente Marroquín.

En ese mismo dia El Nuevo Tiempo comentaba: "No encontramos, a la verdad en el anterior convenio nada importante, distinto de lo prometido hace seis meses por el señor Vicepresidente en respuesta del 7 de junio de 1902 a varios ciudadanos, que le habían formulado esas peticiones el 23 de mayo de 1902." (Para probarlo transcribe el texto de esas comunicaciones)

ACTOS PREPARATORIOS DEL CENTENARIO DEL
TRATADO DE PAZ DE CHINÁCOTA
(Efectuados el 21 de noviembre de 2001)

Por iniciativa de Don Jorge Muñoz Jaimes, entre el 20 y 21 de noviembre de 2001, se realizaron los actos preparatorios del centenario de la firma del Tratado de Paz de Chinácota. Se trataba, de acuerdo con el deseo del señor Muñoz, de iniciar una pedagogía nacional para exaltar los más significativos actos de paz en el territorio nacional.

La organización contó con la participación de la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes, cuyo Secretario es el doctor Jesús Alfonso Rodríguez, hijo de Chinácota.

Don Jorge Muñoz, en el momento de izar la bandera, antes de iniciar los actos protocolarios

El señor Anders Kompass, director de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos, asistió a los actos y fue galardonado con la primera condecoración "Ramón González Valencia". El artista Yesid Rodríguez le obsequió un precioso Cristo, tallado en madera.

Iguamente, estuvieron presentes, el doctor Cifuentes, Defensor del Pueblo, el Gobernador del Norte de Santander, doctor Juan Alcides Santaella, el Representante a la Cámara, doctor Juan Manuel Corzo, el Representante a la Cámara, Antonio Navarro Wolf, el doctor Eustorgio Colmenares, Director de La Opinión, el doctor Carlos Darío Gómez, Presidente de la Academia de Historia de Norte de Santander, el doctor Ramiro Luna Conde, el doctor Edgar Díaz, Concejal de Cúcuta, el doctor Marco Tulio Márquez Rozo, Alcalde Municipal, con todo su equipo de gobierno y distinguidas personalidades de la región.

El Alcalde Municipal, mediante decreto, declaró día cívico el 21 de noviembre de 2001.

PROGRAMA DESARROLLADO:

20 de noviembre:

2:00 p.m. "La guerra de los Mil días y el Tratado de Paz de Chinácota como referentes históricos de la actual coyuntura colombiana", a cargo del conferencista internacional Andrés Restrepo Restrepo.
21 de noviembre:
7:30 a.m. Recepción a los invitados especiales en el aeropuerto Camilo Daza y traslado a Chinácota.
9:00 a.m. Conversatorio: "Cómo un grupo armado puede incorporarse con éxito al sistema democrático colombiano". Conferencista y moderador, Dr. Antonio Navarro Wolf, de la Alianza Democrática M-19.
10:00 a.m. Visita a la casona, sede de la firma del Tratado de Paz.
11:00 a.m. Imposición de la Orden Democrática Simón Bolívar a las banderas de Chinácota, Norte de Santander y Naciones Unidas.
12: 00 a.m. Instalación de la Comisión Preparatoria del Centenario del Tratado de Paz de Chinácota, en la Iglesia San Juan Bautista.
1:00 p.m. Brindis con el vino de honor de la paz, en la Casa de la Cultura

- Almuerzo típico chitarero de los invitados especiales.

ECOS DEL 21 DE NOVIEMBRE DE 2001
Con motivo de los actos preparatorios del centenario de la firma del Tratado de Paz en Chinácota, organizados por don Jorge Muñoz Jaimes, el pasado 21 de noviembre se reunieron en este municipio destacadas personalidades. La memoria gráfica nos muestra:
En el fondo, el artista Yesid Rodríguez y el exgobernador Eduardo Assaf Elcure; en primer plano Antonio Navarro y el representante a la Cámara Juan Manuel Corzo Román.Antonio Navarro Wolf en medio de la Rectora del Colegio San Luis Gonzaga, Lic. Nohora Leal y el Alcalde Municipal.
Mesa Principal del Coversatorio dirigido por el parlamentario Antonio Navarro Wolf, en el Colegio San Luis Gonzaga: Dr. Marco Tulio Márquez, Alcalde Municipal; Juan Alcides Santaella, Gobernador del Norte de Santander; Antonio Navarro Wolf, Representante a la Cámara; el doctor Cifuentes, Defensor del Pueblo y el señor Anders Kompass, Alto Comisionado para la paz de Naciones Unidas.
Los invitados especiales escuchan la intervención del Alcalde en atrio del templo parroquial, en el extremo izquierdo se aprecia el rostro del doctor Mario Mejía Díaz observando unos documentos.

www.chinacota.com